(1-0) Injusta derrota del Camoens por la mínima en Melilla

El Camoens ha caído derrotado por el Torreblanca B de Melilla en un partido marcado por la igualdad sobre la pista y la polémica arbitral que perjudicó a nuestras guerreras con las expulsiones de Fati y Maura. En un partido muy equilibrado de principio a fin, se decantó en los minutos finales.


El Camoens cerraba el mes de abril con el desplazamiento a la Ciudad Autónoma de Melilla tras pernoctar en Málaga y tomar el avión dirección a la ciudad norteafricana. Tras unas semanas de parón marcadas por la Semana Santa y la jornada de descanso fijada en nuestro calendario particular, el equipo volvía a la competición y lo hacía a domicilio, frente a uno de los combinados más fuertes del grupo.


Foto cedida por: Giner Photography

Foto cedida por: Giner Photography


El conjunto dirigido por Rachid Ahmed saltó a la pista para comenzar el duelo con un quinteto formado por Laura bajo palos, Fati, Raquel, Maura y Rocío. El encuentro estuvo muy disputado desde el inicio, con alternativas para ambos conjuntos que intentaban abrir la lata y adelantarse en el marcador. El conjunto naranja creó ocasiones de gol meritorias para aventajarse en el electrónico, pero la guardameta melillense intervino con acierto.


El Torreblanca replicaba, pero se mantenían las tablas. La primera polémica del encuentro llegaba con la expulsión de Fati por doble amarilla en el primer periodo. La segunda cartulina, muy protestada por el bando caballa tras un forcejeo con su par. La primera inferioridad del partido la resolverían las nuestras y con nota, sabiendo aguantar esos dos minutos con una jugadora menos y defendiendo con uñas y dientes tapando todos los espacios que supone jugar con tres jugadoras de pista. Gracias a este gran trabajo defensivo de todo el grupo, se mantuvo la igualdad a 0 en el marcador del Lázaro Fernández hasta el descanso.


Foto cedida por: Giner Photography

En la segunda mitad, con la igualdad numérica restablecida en pista, las nuestras supieron recomponerse y volver a crear ocasiones de peligro sobre la portería local para intentar llevarse el partido. El Torreblanca también lo intentaba, pero las nuestras sabían defenderse. Los minutos pasaban, y cuando las espadas estaban por todo lo alto y se acercaba el final del encuentro, llegó una nueva polémica que iba a marcar el desenlace final del choque. Cuando restaban seis minutos para la conclusión, nuestra jugadora Maura era expulsada incomprensiblemente por una caída de la portera local en la que no había nada punible, pues ni siquiera llega a tocar a su rival. El colegiado melillense mostró la segunda cartulina a Maura por un zancadilleo que nunca existió.


Foto cedida por: Giner Photography

De nuevo en inferioridad, y con todo el derroche físico y el desgaste que conllevaba tal partido y tal rival, las nuestras no pudieron contener el juego en superioridad de un Torreblanca que marcó el único gol del partido en el minuto 35, obra de María Victoria. Ya con 1-0 a favor de las melillenses, y con la igualdad de jugadoras en pista, las nuestras llevaron a cabo en los minutos finales intentonas por lograr el empate, pero finalmente Melilla se lograba la victoria.


Injusta derrota de nuestro combinado en la ciudad hermana de Melilla en un partido donde lo más justo, según lo visto en el parqué, era un empate y el reparto de puntos entre ambos equipos que al margen de la polémica arbitral, se vio un competido duelo de fútbol sala femenino.

La próxima semana, nuevo desplazamiento y jornada como visitante, esta vez tocará viajar hasta la localidad granadina de Alhama para enfrentarse a la UD Alhameña.



30 visualizaciones0 comentarios